Es de sentido común el convencimiento de que la Educación debiera ser un factor fundamental e ineludible en todo proyecto serio de desarrollo integral – material y moral – de nuestro país. Sin embargo, a lo largo de los casi 200 años de vida republicana los regímenes y gobiernos que se han sucedido, unos más que otros, siempre la usaron como instrumento de campaña para luego engrosar el abultado listado de promesas incumplidas y, en el último cuarto de siglo, merced a la constitución neoliberal de Fujimori – Montesinos, convertida en expectante mercancía sujeta a la oferta y la demanda; con ello, la educación pública languidece y se privilegia la educación privada.


Proponemos reivindicar a la Educación como un Derecho Humano Fundamental y al Estado como garante del mismo, privilegiando su trato presupuestario y reconstruyendo una necesaria Educación pública, universal, gratuita y de calidad, asumiendo para ello las resoluciones del Acuerdo Nacional y el Proyecto Educativo Nacional del Consejo Nacional de Educación.


Producto de esta desatención a la Educación pública es la nueva oleada de protesta de los maestros del Perú, tanto en su versión Nacional, como en algunas expresiones regionales, que se han venido sucediendo una y otra vez en los últimos años.

Las conquistas del SUTEP en sus proyecciones presupuestales, salariales, profesionales y sociales contenidas principalmente en las Leyes 24029 (1984) y 25212 (1990), fueron desconocidas por la dictadura fujimorista, parcialmente resarcidas por Valentín Paniagua y terminadas de demoler por Alan García y Ollanta Humala.


Ante esta situación nos unimos a las voces de todo el País y demandamos la inmediata atención y solución al pliego de reclamos Nacional presentado por la Dirigencia Institucional del SUTEP histórico y el cumplimiento presupuestario, salarial y administrativo de los acuerdos que en trato directo se ha avanzado. De igual manera, exigimos atención a las plataformas regionales presentadas por demandas magisteriales regionales, en huelga. Nuestra solidaridad e identidad con el magisterio nacional y apoyo a sus justas demandas principalmente a los maestros de la zona rural.


Juntos Por el Perú, sin embargo, distingue con absoluta claridad la entrega y sinceridad de los maestros en lucha, distinta a algunos de sus sectores que desinforman, empujan al violentismo, distorsionan el pliego nacional / regional apoyados en algunos Gobiernos regionales severamente cuestionados y que hoy reclaman restitución de derechos y conquistas logradas por el SUTEP a las que antes solían llamar “traiciones”.

Por principio, experiencia y sentido común dejamos sentada nuestra irreconciliable diferencia con el accionar del MOVADEF (Sendero Luminoso) en el magisterio y el movimiento popular, quienes usan la justa lucha reivindicativa de los maestros para sus fines de presión al Estado para liberar a sus dirigentes genocidas.


Lima, 25 de julio del 2017


COMISIÓN POLÍTICA