1. Nuestro Partido reitera su respaldo al magisterio peruano, apoya sus justas luchas y demandas, estamos comprometidos con las decenas de miles de maestros que a lo largo y ancho de la patria laboran en condiciones deplorables, pagando las consecuencias del abandono a la educación por los diversos gobiernos de turno. Exigimos pronta solución a sus reclamos, garantizando el derecho de los alumnos a que se normalicen sus horas de clase.
  2. Reafirmamos nuestro compromiso con la unidad y fortalecimiento del SUTEP, gremio en el que desde su fundación estuvieron presentes destacados maestros comunistas, como Horacio Zeballos y otros tantos que sufrieron despidos, prisiones o fueron asesinados por defender la noble causa de los maestros.
  3. Rechazamos frontalmente el nefasto papel de Sendero Luminoso en el seno del magisterio, organización terrorista que en la actual huelga de maestros que afecta a algunas regiones, pretende controlar al magisterio para recomponer sus fuerzas, expandirse y ganar peso en el escenario político; y que acorde con ello, viene desatando una campaña visceral contra nuestro Partido, pues resulta claro que Patria Roja es el mayor obstáculo para que cristalicen sus planes, no solo en el magisterio, sino también en el estudiantado, campesinado, y otros sectores populares. Sus métodos los pintan de cuerpo entero: la mentira, la calumnia, el cinismo descarado, o  la intimidación, la amenaza y la agresión física; la división y ruptura de la institucionalidad del gremio. Todo vale, ninguna consideración ética o moral los detiene.
  4. La derrota de Sendero Luminoso es condición necesaria para el avance de la izquierda y el movimiento popular. Sin embargo en el enfrentamiento con este grupo criminal en el seno de las organizaciones populares, Patria Roja viene librando una batalla solitaria. Hay quienes han capitulado, otros que optan por la indiferencia, y otros que bien por cálculos pragmáticos o manejos electoreros se ha convertido en cajas de resonancia y cómplices de sus manejos.
  5. Convocamos a los más amplios sectores políticos, sociales y culturales del país a cerrar filas en defensa de la educación pública universal, gratuita y de calidad; marco en que deben estar garantizados los derechos de los estudiantes, padres de familia y maestros. La cualificación y dignificación del docente es la pieza clave en esta propuesta.
Lima, 10 de agosto del 2017
 
Buró político del Comité Central