El Partido Comunista del Perú – Patria Roja reitera su solidaridad con todos los compatriotas afectados por las calamidades naturales y también por la falta de previsión, ineptitud y malos manejos por parte de los sucesivos gobiernos que, asumiendo la práctica de “roba, pero hace obra”, han preferido llenarse los bolsillos antes que respetar los requisitos técnicos obligatorios para edificaciones en un país como el nuestro, vulnerable al cambio climático y sujeto a los efectos periódicos del fenómeno del Niño.
Las graves consecuencias del desastre que vive el Perú tiene responsables directos: el capitalismo, sistema irracional cuyo afán de lucro agrede permanentemente a la naturaleza provocando desequilibrios medioambientales, el modelo neoliberal que saquea los recursos naturales con iguales resultados, sus representantes políticos que han llevado al país al atraso, la descomposición moral, la corrupción como forma de gobierno, generando una situación en la que, como siempre, las peores consecuencias recaen sobre los que menos tienen.
En las actuales condiciones, junto a la exigencia de atención efectiva a los sectores afectados, es preciso sacar al frente el coraje que caracteriza a los peruanos para enfrentar las dificultades, organizar en todas partes las brigadas de solidaridad, canalizar de manera ordenada la ayuda, evitando la anarquía y el pillaje, tarea en la que nuestros militantes están comprometidos.
El país debe sacar lecciones de este desastre y mirar el futuro con responsabilidad. Debemos aprender a convivir con la furia de los fenómenos naturales, dejar atrás la economía de base extractivista; asumir un proyecto nacional donde la producción preserve el medio ambiente, los asentamientos de la población estén adecuadamente planificados para evitar calamidades como la presente, y las obras públicas y privadas respeten los parámetros que exige nuestra complicada geografía. La consiguiente reconstrucción debe considerar estos factores.
El Perú es más grande que sus problemas, cuenta con recursos suficientes para salir adelante; el requisito es contar con autoridades honestas, comprometidas con los intereses nacionales y el bienestar de sus habitantes, capaces de gobernar con visión de futuro y ejerciendo la más amplia democracia donde la población tenga una participación efectiva. Este tipo de gobierno únicamente puede provenir de la más amplia unidad del pueblo consciente y organizado, dispuesto a luchar por el cambio democrático y patriótico.
¡UNÁMONOS POR UNA NUEVA REPÚBLICA!
Lima, 20 de marzo del 2017
Buró Político del Comité Central