Por: Augusto Lostaunau Moscol *

El día de hoy (martes 25 de julio de 2017) se inscribió la lista “mayoritaria” para la Mesa Directiva del Congreso de la República. En ella, los fujimoristas ocupan la presidencia y primera vicepresidencia (Luis Galarreta y Mario Mantilla Medina respectivamente), luego Richard Acuña (APP) a la segunda vicepresidencia y en la tercera vicepresidencia el congresista del PAP: Mauricio Mulder Bedoya. Nada sería extraño, pero ver el nombre de Mauricio Mulder Bedoya le debe causar cierto resquemor a cierto sector del PAP (quizás a Jorge del Castillo), como a sus antiguos socios de Alianza Popular.

La Farsa Democrática

En 1999, Maurico Mulder Bedoya publicó su libro La Farsa Democrática, en el cual compiló sus artículos más virulentos contra el fujimorato. Entre sus afirmaciones tenemos:

  • “La imagen del parlamento fujimorista es tan o más mala que la que han tenido todos los parlamentos anteriores”.
  • “En otras palabras la Ley de Arrepentimiento es positiva, pero es corrupta. Porque por salir el que cae preso le tira dedo a cualquiera, ya sea porque le debe plata, porque cirea (sic) a su esposa, o porque no lo saludó en la víspera”.
  • “Yo creo que las actuales deficiencias de nuestro sistema político no se deben a que se parezca a lo que había antes del 5 de abril, sino que sus enormes defectos son más bien consecuencia de una Constitución bastante mala como la de 1993, y de las ideas revanchistas y muy distorsionadas que imperan en el CCD”.
  • “El Gobierno a (sic) demostrado no atar cabo sin nudo. El manejo magistral de la política ha sido una constante en el actual régimen inaugurado el 5 de abril de 1992, y no el 28 de julio de 1995, como algunos aún creen”.

No cabe duda que, durante la década de 1990, el congresista Mauricio Mulder Bedoya asumía que el Perú transitaba al interior de una dictadura: El Fujimorato. Que los males del Perú eran consecuencia directa de La Constitución Política de 1993: “bastante mala”. Que el Perú tenía el peor de los parlamentos de toda su historia. Que las leyes del gobierno eran corruptas. Es decir, para Mauricio Mulder Bedoya, la década de los noventa fue una década dantesca. Fue una década del espanto y del horror. Y todo ello fue consecuencia del fujimorato y del control fujimorista del Poder Legislativo.

Mauricio Mulder Bedoya tercer vicepresidente del Congreso

Diecisiete años después, Mauricio Mulder Bedoya es candidato (y de seguro) Tercer Vicepresidente del Congreso de la República. Lo cual no sería nada raro si es que no fuese parte de la lista encabezada por Luis Galarreta (Fuerza Popular ex PPC). No sería nada raro si es la lista cuente con el apoyo de la bancada de Fuerza Popular. No sería nada raro si es que la lista cuenta con la anuencia de los líderes históricos del fujimorismo. Podemos suponer que su candidatura cuenta con la anuencia de Alan García Pérez y los miembros del CEN del PAP.

Se supone que durante la década de 1990, el líder del PAP, y ex Presidente de la República, Alan García Pérez fue judicialmente perseguido por los delitos que posteriormente prescribieron. Se supone que –según percepción popular- Mauricio Mulder Bedoya (junto a Jorge del Castillo) son “alanistas” y, por lo tanto, defensores supremos de su líder. Se supone que Mauricio Mulder Bedoya participó (junto a miles de peruanos, en la Marcha de los Cuatro Suyos por la recuperación de la democracia. Se supone que Mauricio Mulder Bedoya deslindó con Javier Valle Riestra cuando éste decidió apoyar el fujimorato. Se supone tantas cosas que hoy quedan desmentidas.

¿El PAP al final de la cola?

En la lista mayoritaria para la mesa directiva del Congreso de la República 2016-2017, el PAP ubicó al congresista por La Libertad: Elías Rodríguez Zavaleta, quien renunció por escándalos. Inmediatamente fue reemplazado por la congresista por Lima, Luciana León Romero, quien terminó el mandato.

En la lista mayoritaria para la mesa directiva del Congreso de la República 2017-2018, el PAP ubica al congresista por Lima, Mauricio Mulder Bedoya. Además, durante la inscripción de la lista, se pudo ver al congresista por Lambayeque, Javier Velásquez Quesquén. Es decir, de cinco congresistas que tiene la Célula Parlamentaria Aprista, son cuatro los que de manera abierta y decidida se han puesto al final de la cola. De esa cola que tiene como cabeza a congresistas de Fuerza Popular.

La pregunta cae de madura: ¿Qué hará el congresista por Lima, Jorge del Castillo Gálvez? ¿Disciplina compañero? ¿Mantendrá la nueva Convivencia? ¿Renunciará al PAP? Sólo el congresista Jorge del Castillo Gálvez sabe la respuesta. La respuesta de Mauricio Mulder Bedoya ya la conocemos. ¿Éste es el APRA qué les parece?

*Historiador (UNFV) a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú.