Por: Augusto Lostaunau Moscol *

Al maestro  Julio Yovera Ballona, por los años de amistad.

“Para atravesar mar y desierto alguien debió avanzar primero haciendo huella”  Julio Yovera Ballona (Testimonio para Micaela)

En 1986, los docentes del Colegio Secundario Juan de Mori (Catacaos-Piura), entre los cuales se encontraba el educador Julio Yovera Ballona, desarrollaron su propio Plan Anual partiendo de dos presupuestos básicos:

“Los profesores estábamos en todo el derecho de elaborar un Plan que nos permita guiarnos mejor. Somos nosotros, los maestros de aula, quienes conocemos mejor la realidad integral de las alumnas”. (Yovera1987:74)

Además de:

“No aceptaríamos ninguna imposición vertical de la Supervisión o Departamental, dado que las propuestas oficiales son incomprendidas hasta por los mismos especialistas. Es más, lo único que pretenden es tener al día la documentación para ejercer un control burocrático e inútil” (Yovera 1987: 74)

Es decir, los docentes del colegio Juan de Mori concluyeron que:

  1. Las propuestas educativas que se imponen desde los diferentes órganos del Ministerio de Educación sólo tienen como objetivo “ejercer un control burocrático e inútil” ya que, lo único que busca es “cumplir” con la presentación de los documentos que exigen desde las altas esferas del ministerio y de los organismos internacionales que –de alguna u otra forma- digitan las “políticas educativas” que se aplican en el país.
  2. Son los maestros de aula los que, por su propio trabajo, conocen “más de cerca” la realidad educativa de cada región. Esto es producto de su contacto directo y cotidiano con la realidad del educando y de la familia del educando.
  3. Por lo tanto, las políticas educativas que se aplican en el Perú deberían ser debatidas y elaboradas por los maestros de aula con los especialistas, quienes cuentan con mucha teoría, pero desconocen las características peculiares de cada región.

Del Plan Anual que elaboraron –y que fue publicado por Julio Yovera Ballona- podemos destacar:

  • Situación problemática:
  • Pauperización familiar.
  • Falta de una adecuada y oportuna comunicación oficial entre la Dirección Departamental y el Colegio.
  • Déficit de Personal Jerárquico, administrativo y de apoyo.
  • Incumplimiento del Reglamento interno.
  • Falta de mística de Trabajo en el Docente.
  • Carencia de una Actualización integral del docente.
  • Bajo rendimiento del alumno.
  • Deserción de alumnas.
  • Poca participación de alumnas en clase.
  • Deterioro de la infraestructura.
  • Falta de material didáctico.
  • Desintegración de la familia.
  • Bajo nivel cultural de ésta (un considerable % de padres de familia son analfabetos).

La situación problemática que diagnosticaron en un colegio de Catacaos (Piura) en 1986 se puede agrupar en cuatro grandes grupos:

  1. Familia del educando.
  2. Docente.
  3. Institucional.
  4. Económico.

Es decir, se debe partir del entorno familiar del educando ya que, es el principal espacio social que comparte el niño y adolescente para tratar de resolver los problemas de aprendizaje. Luego, es el propio docente porque, el trabajo docente debe ser permanente y fortalecer la relación “colegio-sociedad”. La institución (colegio) como un espacio de convivencia –y no sólo de aprendizaje- es necesario rescatar para entender la necesidad de contar con lugar agradable para quienes conviven en él. Finalmente Económico, que será muy importante para poder superar todos los problemas derivados de los anteriores.

Y luego de explicar las causas y consecuencias de cada uno de los aspectos de la situación problemática, determinan que se pueden determinar las siguientes:

  • Alternativas:
  • Elaboración de Planes y Programas orientados a que las alumnas asuman una actitud crítica frente a la realidad socio-económica actual.
  • Exigir a la Dirección Departamental cumpla normalmente sus funciones, particularmente en lo relativo o correspondencia.
  • Exigir el nombramiento de personal de apoyo.
  • Reajuste y difusión del Reglamento Interno.
  • Exigir y luchar por las reivindicaciones integrales del Docente.
  • Reuniones mensuales de actualización.
  • Adecuar los programas a la realidad nuestra.
  • Elaboración de una metodología que logre mejores en la educación.
  • Optimizar las relaciones humanas en la Comunidad Educativa.
  • Exigir que se cumpla con la Constitución: 20% del Presupuesto General de la República para Educación.
  • Divulgación, mediante reuniones con los padres de familia, del Reglamento de Asociaciones.
  • Elaboración de material didáctico haciendo uso de los recursos naturales de la zona.
  • Charlas de orientación a los Padres de Familia.
  • Realización de actividades conjuntas en beneficio del Plantel.
  • Realización de actividades culturales a cargo de alumnas y profesores en coordinación con instituciones de la Comunidad.

De igual forma, se pueden agrupar en 4 grandes grupos:

  1. Económico.
  2. Institucional.
  3. Docente.
  4. Familia del educando (comunidad).

Ahora, es a la inversa ya que, al contar con el presupuesto necesario (Económico) se podrán realizar las inversiones necesarias para resolver los problemas de la Institución y de los Docentes, de esta manera, se generan las condiciones para proyectar la escuela a la comunidad (Familia del educando).

Esta forma de abordar el Plan Anual es muy importante porque, al no partir de una problemática meramente económica, no se cae en la visión economicista que sostiene que por falta de dinero “todo está mal”. Pero, toda la realidad problemática se debe empezar a resolver desde su estructura económica para poder llegar al punto más importante: el entorno social del educando.

Julio Yovera señala que:

“Decimos con satisfacción que cada alumna sabe desde el mes de abril a qué grupo de trabajo pertenece, y cuál es el periódico que deberá elaborar: Día de la madre, Semana del Colegio, Homenaje y Reconocimiento al Padre, Homenaje y Reconocimiento al Maestro, Fiestas Patrias y Significado de los Héroes Nacionales, Santa Rosa de Lima, Semana de la Juventud, Sacrificio de Grau, Rebelión de Túpac Amaru, Significado de la Victoria de Ayacucho, Clausura del Año Escolar” (Yovera 1987:82).

Prácticamente las alumnas del colegio Juan de Mori de Catacaos (Piura) tenían pleno conocimiento de la importancia de su participación en las actividades académicas programadas por los docentes. Así, se logra la mancomunidad de esfuerzos para los logros académicos planteados. El docente, las alumnas, la institución y la comunidad unen sus fuerzas dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje. Destaca que:

“Los logros hasta el presente son buenos. Se dio un caso elogiable el mes de mayo. Las alumnas de primer año son, como es natural, las menores, carecen de un ingreso semanal en propinas que les pudiera permitir solventar el pago de madera, franela, pintura, etc. Entonces, echaron mano a lo que es el uso de los recursos naturales. En esta zona abunda el carrizo (vegetal parecido a la caña brava que se usa en la construcción de viviendas), las ingeniosas niñas hicieron su periódico de aquél material. Fue el más original de todos” (Yovera 1987:82-83).

Si educar significa darle al alumno las herramientas y capacidades para que resuelva los problemas que se le presenten en la vida, entonces las alumnas del colegio Juan de Mori de Catacaos (Piura) has recibido una gran educación porque desde niñas han recurrido a su capacidad para poder resolver los problemas que se les presenta en el día a día. Además:

“…en esta experiencia no hay personaje principal. Todos, profesores y alumnas, somos protagonistas. Por lo demás, no creemos que sea algo excepcional y haber encontrado la llave mágica para resolver, de modo automático, el problema educativo. No es así. Lo importante es que estamos tomando conciencia de la necesidad y la viabilidad de una mejor educación en método y concepción, hasta donde sea posible, en el marco de un sistema tan caduco como el nuestro” (Yovera 1987: 83-84).

Lo que significa que, el éxito de un Plan Anual de un colegio de una determinada región debe ser necesariamente copiado por todos los demás. Cada región del Perú presenta sus propias características y, desde un conjunto de oficinas en Lima, no se podrá resolver con imposiciones verticales.

A su vez, suscribimos plenamente la reflexión final de Julio Yovera:

“Los tiempos actuales son difíciles. Mayor razón para estar convencidos de la necesidad de ser firmes en materia pedagógica y de lucha sindical. Una y otra deben ir juntas” (Yovera 1987: 84).

 

*Historiador y docente universitario.

YOVERA, Julio. Programando en la escuela popular. En: Educación popular en la escuela. Instituto de Pedagogía Popular. Lima-Perú. 1987.