Por: Helí Ocaña

No suena popular, pero es hora de ser claros, la nueva versión de “CONARE” (fachada de MOVADEF) vienen dirigiendo o está infiltrada en la huelga magisterial en las provincias de algunas regiones del sur del país, el mismo que se inició el 18 de junio del 2017, escasamente a los 6 días previos a la fiesta de Inti Raimi del Cuzco.

Es preciso recordar que ellos (SL) siempre pregonaron la huelga “hasta las últimas consecuencias” y esta vez lo sabremos cual es la expresión objetiva de esa “últimas consecuencias”.

Lo que se constata hasta ahora es su práctica caudillista y dogmática de quienes dirigen. Su actitud beligerante los delata. Ellos entienden, mientras haya masas movilizadas, son incapaces de suspender una medida de lucha para intentar llegar al extremo de las “últimas consecuencias”; salvo que las autoridades nacionales le llamen a una mesa de diálogo (para la foto y es poco probable), hecho que les daría “legitimidad” para acercarse a su objetivo político de dividir al sindicato en la línea planteada por Abimael Guzmán “el recodo”. Es decir, cambio de estrategia para abonar a su mal llamada guerra popular.

En cuanto al maestro de escuela, no niego su sentimiento de lucha reivindicativa debido a las constantes postergaciones del cual es objeto. Las políticas erráticas de los gobiernos han tratado al sector educación como a la cenicienta del Estado, condenando a los trabajadores a tener remuneraciones precarias y marcadamente diferenciadas (brecha discriminatoria) con la mal llamada ley de Carrera Pública Magisterial (del APRA) y su modificatoria de Reforma Magisterial (Humala), con evaluaciones que no dan confianza.

En cuanto a presupuesto para educación (tema que resuelve la demanda), tenemos diversos documentos oficiales que precisan la necesidad de destinar hasta el 6% del PBI, pero a la hora de partir la torta, siempre han dejado al sector con una pequeña tajada, demostrando que “la educación como factor estratégico para el desarrollo nacional” es solo declarativo. Esta falta de voluntad política mantiene al docente con una remuneración precaria, que es supinamente aprovechada por los ideólogos de SL para hacer creer al maestro, que su situación es fruto de la “traición” del CEN del SUTEP. Es decir, lejos de enfrentar al “enemigo de clase” (como repiten dogmáticamente) lo que hacen es enfilar sus baterías contra los dirigentes magisteriales (a sabiendas que el CEN no aprueba los presupuestos) con el propósito de debilitar a la organización sindical y así cumplir con su objetivo mayor, tomar la conducción del SUTEP (hecho poco probable) para sus fines partidarios en la línea de “el recodo”.

Obviamente, estos temas (interés político de SL) no son explicadas al maestro de base, porque a él le interesa su reivindicación económica y profesional; es decir, no están enterados del interés supremo de las huestes de SL aliados de anarquistas y radicaloides. Precisamente eso es el motivo por el cual no aceptan ningún debate con los Líderes del SUTEP para evitar ser desenmascarado; además, la práctica de los senderistas es el avasallamiento, la agresión física y el insulto. Todo eso para evitar el deslinde en el seno de las masas. Son antidemocráticos al extremo.

En temas reivindicativos, los planteamientos de MOVADEF no son nada nuevo. Todo lo que hasta ahora pregonan están en los acuerdos y compromisos firmado entre el MINEDU y el SUTEP; por tanto, no tienen ningún logró a exponer. En el tema de la evaluación del desempeño docente, su discurso es de miedo, su propuesta máxima es “No a la evaluación”. Así a secas. Y si dicen sí, no saben plantear una alternativa articulada porque colisiona con su pose radical del “no a todo”, para terminar vociferando de traición del CEN, y no al despido.

Los problemas de la educación son muchas y estructurales. Creer que serán resueltos con una huelga y de un plumazo, es engañarnos y no estamos para eso. Los que conocen el funcionamiento de este Estado y los límites de la lucha sindical pueden sustentar con fundamento, salvo se comparta la idea dogmática de sendero luminoso, “salvo el poder todo es ilusión”. Luchar es bueno, saber hacerlo es la clave, sendero carece de moral para dar tal lección.

En resumen, el MOVADEF no tiene nada que mostrar en términos de logro que vaya en armonía con su consigna “hasta las últimas consecuencias”, salvo que concluyan como el año 2004 en la ciudad de Huamanga, incendiando locales públicos.

Considero que, para suspender su huelga, deben consultar a sus agremiados mostrando los resultados en base a su plataforma de lucha, de lo contrario, serán desenmascarados como reverendos traidores y mentirosos que han jugado con la confianza de los maestros honestos. En las huelgas anteriores, se escondieron para acusar al CEN del SUTEP de traición. En esta ocasión no tendrán a quién achacar, porque son dueños de su huelga y tienen que responder a sus bases.

En cuanto al presupuesto de estado para el 2018, ésta será discutida en el Congreso de la República entre los meses de agosto a noviembre. Las comisiones de educación, trabajo, seguridad social y presupuesto son algunas comisiones que tienen que ver con el sector. El CEN del SUTEP debe convocar (si aún no lo tienen) a los especialistas para actualizar sus propuestas y comprometer al CNE, Foro Educativo, UNESCO, la IE, la UNICEF, Mesa de Lucha contra la Pobreza, y otros actores para movilizar a favor de la educación y convertirla en prioridad del Estado. En esa perspectiva, es importante la movilización social, incluyendo de los padres de familia, los estudiantes y mucho debate en los medios de comunicación. La próxima asamblea nacional precisará el camino a seguir.

Otro tema vital es la lucha por una verdadera regionalización, pero con mayor presupuesto y toma de decisiones. Eso permitirá que las regiones cuenten con recursos ordinarios para resolver los problemas, como los del magisterio y el sector público. Así se evita el oportunismo y politiquería de las autoridades regionales y congresista, que apoyan la aventura del MOVADEF, sin articular ninguna propuesta técnica ni asumir responsabilidad.

Es importante valorar la actitud responsable del Congresista Zeballos explicando a maestros de Moquegua sobre presupuesto y las leyes del sector. No comparto con algunas de sus respuestas, pero ayuda a entender que la lucha es también de ideas y propuesta, que la simple movilización tiene sus límites. Que la lucha por una mejor educación del país y la reivindicación del maestro incluye la lucha con propuestas y proyectos.

En cuanto a la estrategia de SL, captura de Abimael Guzman, orientó a sus huestes “intensificar el trabajo político, en las universidades, los institutos superiores, escuelas nocturnas, fábricas, sindicatos y organizaciones populares y comunidades”, es decir, meterse a la dirección de las organizaciones que antes odiaban. Acompaño un enlace http://www2.caretas.pe/1426/sendero/sendero.htm

  para que emitan sus propias conclusiones.

Me reafirmo, no digo que los maestros de base son del MOVADEF. Los maestros conocen la historia y saben de la práctica genocida de sendero luminoso; pero soy claro, el comando de la huelga sabe a quién representa políticamente, por eso el odio a otro partido político que le conoce y desenmascara. Si no lo son, que deslinden y denuncien a MOVADEF fachada de SL.

Por lo visto, no deslindarán y eso confirma lo que digo.