Por: Efrain Ruiz

“El manifiesto de Marx y Engels condensó el primer principio de la revolución proletaria en la frase histórica: “¡Proletarios de todos los países, unios!”.”Programa del Partido Socialista (José Carlos Mariátegui).

“El socialismo es el movimiento de reforma más poderoso que la historia jamás haya conocido. La primera tendencia ideológica no limitada a un sector de la humanidad, sino apoyada por personas de todas las razas, naciones, religiones y civilizaciones”(Ludwig Von Mises)

Hace 169 años fue publicado el libro que más dolor de cabeza ha generado a la burguesía y a las demás clases explotadoras en el mundo, hasta el día de hoy. De el manifiesto comunista se ha dicho que es “sin duda, el libro más influyente de los escritos del siglo XIX”.

Hasta los enemigos del marxismo, que cada cierto tiempo aparecen como plagas de langostas, afirman que este texto ha revolucionado la forma de entender la historia de la humanidad de una manera totalmente diferente a como se percibía en la antigüedad.

Fue en Inglaterra donde se publicó por primera vez esta obra, fundamental en la doctrina marxista, justo semanas antes de la revolución de febrero. Para ser exactos el 21 de febrero de 1848. Desde entonces, con la aparición de este documento, que analiza la historia de las sociedades, y particularmente la sociedad capitalista, el mundo es distinto.

Hoy cuando el capitalismo se debate en una seria crisis, una vez mas, esta manera de explotación, esta vil forma de diferenciación social y económica, vuelve a ser moneda de uso corriente, vuelve a ser puesta en debate y en discusión.

Sin embargo, algunos enemigos del marxismo, ahora usando teorías idealistas combinadas con corrientes seudo científicas, proclaman el entierro definitivo del marxismo, en circunstancias cuando este sistema aun no sale de las consecuencias de la última gran crisis de este, que ha sido considerada por tiros y troyanos, como una de las mas devastadoras crisis en la historia del capitalismo y de la humanidad.

El capitalismo como sistema está en proceso de descomposición. Las crisis que padece son evidencia de este proceso. En el manifiesto comunista Marx y Engels, asumen la tesis de esta crisis del capitalismo que lleva en sus entrañas al sepulturero.

Marx fue el primero en identificar ese objeto histórico conocido como capitalismo; el primero en mostrarnos como surgió; porque leyes se regía y como podría ponérsele fin. Este es un postulado que existe desde que lo formulo el fundador del marxismo y que aparece, se brota a la luz de nuestros ojos, cuando precisamente, hace explosión la crisis del sistema capitalista.

Carlos Marx, y ´por ello hablamos del Manifiesto Comunista, que todos debemos de releer ahora, desenmascaro nuestra vida diaria y puso al descubierto, la hasta entonces oscuro, el modo de producción capitalista.

La “alienación”, la mercantilización de la vida cotidiana, social, la cultura de la codicia, del consumismo extremo, de la explotación del hombre a niveles de animalidad, la agresividad, el hedonismo brutal, la brutal ausencia del sentido y de valor de la existencia humana, son fenómenos que no podrían interpretarse con un análisis inteligente sin estar ligado al pensamiento y la tradición marxista.

Mariátegui lo percibió claramente cuando postula las tesis socialistas en el Perú. No hay, dice el pensador peruano, una teoría y doctrina más justa y objetiva para un nuevo Perú, un nuevo país, una nueva patria. En el programa del Partido Socialista que fundo, junto a Obreros e intelectuales, comunistas, proclama al manifiesto comunista como base sustancial teórica para los marxistas peruanos.

La identidad de esta propuesta ahora es fundamental apreciarla, justo cuando hay que plantear una propuesta diferente al sistema capitalista en el país, que ahora se denomina neoliberalismo.

Las corrientes pequeñoburguesas, que hasta hace, han proclamado la muerte del marxismo y que, sin embargo, mencionan a Marx a diestra y siniestra, deben ser combatidos en sus tesis, que lo único que hacen es confundir a la gente, a las masas, al pueblo.

Como lo señala el pensador ingles Terry Eagleton, en su texto Porque Marx Tenia Razón, “El final definitivo del marxismo sería una noticia que resonaría como música celestial en oídos de los marxistas de todo el mundo. Estos podrían por fin dejar de manifestarse y de organizar huelgas y marchas, regresar al calor de sus sufridas familias y disfrutar de una velada hogareña en vez de asistir a otra tediosa reunión de comité”.

Pero esto es una ilusión mientras exista el capitalismo. Que siga habiendo vida después del marxismo es justamente lo que hace real la existencia del mismo. El marxismo es una crítica del capitalismo: exactamente, la más rigurosa, perspicaz de su clase jamás formulada y puesta en práctica. Esa es una razón suficiente para seguir en la brega por una sociedad más justa y sin diferencias sociales, políticas, económicas y culturales.

Y hoy hablar de este importante documento, es precisamente para considerar la propuesta programática, que el pueblo peruano, las mayorías nacionales, las clases populares hace suyo.

La propuesta programática del NUEVO CURSO, la nueva República que remplace la vieja, basada en la constitución del 93, la Nueva Constitución que remplace la del fujimorismo, son tareas que debemos trabajar. El neoliberalismo en el país sufre una severa crisis.

Ya no es solo económica y política la crisis que padece el capitalismo actualmente en el país. Es sobre todo moral. La gente no quiere este modelo de gobernanza, que postula la corrupción y el robo. El pillaje descarado no es posible tolerar y las fuerzas democráticas y progresistas deben de unirse para oponerse al sistema y al modelo.