El pasado viernes 5 de mayo, la doctora Mónica Brückmann, funcionaria de la UNESCO y catedrática en la Universidad de Fluminense- Brasil, brindó una conferencia titulada Latinoamérica- Brasil ¿fin de un ciclo? Y en la que sintetizó el contexto regional tras la ofensiva de la derecha.

La actividad pretendió ser opacada por medio centenar de policías que se apostaron en las inmediaciones del local, a fin de amedrenta a los asistentes.

Brückmann recordó que entre las 10 principales economías del mundo se encuentran cuatro pertenecientes a naciones emergentes.

Una cosa es lo que Estados Unidos dice y otra lo que tendrá que hacer ya que la nación del norte, quien dejó de ser la primera economía mundial, no tiene capacidad de financiar una guerra sin el apoyo de sus aliados.

En otro momento, Brückmann insistió en que el acceso de recursos naturales estratégicos es prioritario para Estados Unidos.

Brückmann aseguró que en América latina se reinventó la democracia con la participación masiva de la gente y una mayor representatividad de las autoridades electas.

Tras calificar de golpe institucional la destitución de Dilma Rousseff como presidenta de Brasil, Mónica Brückmann señaló que el nuevo actor de combate contra la democracia es la prensa, que jugó un papel importante en la desestabilidad en Brasil.

La conferencia permitió hacer una autocrítica, y e que, a entender de Brückmann, en los últimos años los gobiernos progresistas hicieron que los pobres dejen de serlo para pasar a convertirse en consumidores, sin que se notara el trabajo de creación de consciencia. Del mismo modo, los cambios estructurales se concentraron en disminuir la pobreza pero sin la creación de trabajo digno.

También señaló la existencia de una profunda crisis de la política, plasmada en los casos de corrupción y ello hizo que la derecha deslegitimara a los gobiernos progresistas.  

Finalmente instó a construir una plataforma latinoamericana de lucha para mantener las reivindicaciones obtenidas en los últimos años.

Luego de su intervención, la conferencista se sometió al rol de preguntas de los asistentes, quienes mostraron su inquietud por los problemas políticos contemporáneos en la región.