1.- Se sigue escribiendo la historia de la corrupción en el Perú, cada vez más sofisticada, legalizada, abierta o clandestina, de todo nivel y tamaño, pública, privada o empresarial, económica y política, que sale a la luz comprometiendo a cientos de personajes e instituciones de variado tinte ideológico.  La población, la opinión pública, y los peruanos de buena fe están indignados y asqueados de la podredumbre que salta a la vista configurando un sistema afiatado de corruptos de “cuello blanco”, funcional al modelo económico neoliberal y los gobiernos entreguistas y antipopulares que vienen turnándose hace más de 30 años.

2.- El capitalismo dependiente, y en las últimas décadas el modelo capitalista neoliberal que trajo la reprimarización y extranjerización de la economía, el sometimiento a las Empresas transnacionales y financieras, el debilitamiento del Estado peruano en su condición subsidiaria del mercado, en inversión social, en seguridad pública, en el control de fronteras y el mar de Grau.  Este modelo que ha traído en contrapartida una mayor brecha de desigualdad y precarización social y laboral, constituye la base estructural y legal que promueve y permite la corrupción.

3.- Desde 1980 al año 2015 los contratos firmados con las empresas brasileñas Odebrecht, Andrade Gutierrez, Queiroz galvao, OAS, Camargo Correa, son 75 ascendiendo a la suma de 21,375 millones de dólares.  Están comprometidos los gobiernos de Fujimori  (615 millones $), Alan García I-II, Toledo, y Humala, así como varios gobiernos sub-nacionales.  Asimismo, son miles de millones de dólares que suman los sobornos, sobrecostos a través de adendas, arbitrajes a favor de las empresas, compra de periodistas, y financiamiento ilegal de campañas políticas, con los que se ha perjudicado al país y al pueblo peruano, donde la salud, la educación, el agua y saneamiento tienen un rango de inversión de los más bajos en América latina.

4.- La corrupción política está en el Estado, en el “carrusel” de funcionarios de confianza y muchos de carrera que son comprados, en las redes empresariales y financieras que “aceitan” a los funcionarios de todo nivel, en muchos fiscales y jueces prevaricadores que juegan en pared con grandes estudios de abogados, las llamadas “puertas giratorias”.  Sin embargo, las empresas transnacionales y sus socias peruanas se apoyan para cometer sus delitos y obtener sobre-ganancias en la  base legal de la Constitución del 93  del reo Fujimori, que les otorga “contratos ley”, Estabilidad Jurídica, igual trato a nacionales y extranjeras, y sometimiento a tribunales supranacionales. Existe igualmente hoy en el Perú una anomia social, de pérdida de valores que incluso ha sedimentado en la población, imponiéndose los antivalores del capitalismo neoliberal y la corrupción: “roba pero hace obra”, afán de lucro y enriquecimiento legal o delincuencial,  individualismo, insensibilidad social.

5.- Por todas estas consideraciones el PC del P se pronuncia y llama a la izquierda y al pueblo peruano a ponerse en pie y movilizarse exigiendo  a los poderes del Estado y gobierno lo siguiente:

  • Celeridad, transparencia y voluntad política del Ministerio Público, fiscales, y procuradores, del Gobierno, el Congreso y el Poder Judicial, creando organismo especiales ad-hoc para esta enorme investigación. Ampliación y eficiencia del sistema judicial anticorrupción, reabriendo y acelerando procesos y denuncias  que ya obran en su poder.
  • Auditoría de Contratos y obras (1980-2015) por expertos nacionales e internacionales,  para evaluar cumplimiento, calidad, y niveles de sobrevaluación.
  • Convenios e intercambio de información con la Fiscalía, Procuraduría y Juzgado Supremo de Brasil, con el Ministerio Público de Suiza (tienen 2 millones de documentos), con el Departamento de Justicia de EEUU, que vienen investigando los casos de corrupción relacionados con las empresas brasileñas
  • Rechazar cualquier tipo de pacto político para la impunidad so pretexto de la “gobernanza del país” , “el crecimiento del PBI” o “viabilidad de las obras”, crear un Fondo de Garantía con la incautación de activos, embargo preventivo, pérdida de dominio, y bloqueo de venta de acciones.
  • Decretar el impedimento de salida, incautación de patrimonio, y proceder a la detención de los “peces gordos” con el debido proceso, y desbaratando las “leguleyadas” de los corruptos.

6.- En cuanto a los temas de fondo, exigimos a los poderes del Estado:

  • Declarar imprescriptibilidad de los delitos de corrupción perpetrados en perjuicio del bien público, la administración de justicia, y el Estado.
  • Ampliación de atribuciones de Unidad de Inteligencia Financiera y creación de organismos de control patrimonial.
  • Reorganización, y depuración de corruptos en el Poder Judicial, Ministerio Público, Contraloría, y  policía.
  • Reforma constitucional, particularmente de su capítulo económico.

7.- El pueblo y la ciudadanía tienen la palabra. Es la hora de alzarse a la lucha por la regeneración moral del país y las instituciones del Estado. Frente al fracaso del estado oligárquico ha llegado el día de fundar una nueva república libre de las lacras que impiden el desarrollo integral del país, la justicia social, y el bienestar de los peruanos.  Llamamos al debate y la movilización general para cerrarle el paso a toda forma de corrupción e impedir la impunidad.

Por regeneración moral,  cambio democrático y patriótico, soberanía nacional, y nueva Constitución!

¡UNÁMONOS POR UNA NUEVA REPÚBLICA!

Perú, enero 2017

Buró Político del Comité Central