El principal objetivo y estrategia de los gobiernos de turno fue dividir y desnaturalizar las rondas comunales andinas y amazónicas, desde los primeros meses de su aparición a través de las Instituciones Policiales, Militares desde la justicia ordinaria, a este fin también se ha sumado las trasnacionales, algunos gobiernos locales y regionales que no están de acuerdo que las rondas sean sólidas y unidas, para fiscalizarlos, recursos naturales en medio ambiente, cuando invaden las transnacionales extractivistas, siempre en los 41 años de existencia en las rondas campesinas y comunales han buscado subordinarlos bajo su control para utilizarlos y manipularlos a favor de sus intereses personales o de los grupos de poder económico, político, social de los grandes mafiosos y corruptos.

Esta situación crea de hecho por la fuerza de la circunstancias el poder dual o doble poder en las zonas rurales; de un lado el poder oficial y sus autoridades; del otro el poder comunal, rondero y popular, pues se han convertido en una fuerza que pone orden y controla el espacio rural, ocupando el vacio dejado por el poder central. Poder que se basa en su acción independiente, organización, unidad, disciplina, capacidad de acción; que representa su fuerza real y que se legitima en los hechos por su eficiencia, eficacia, justeza y firmeza en la determinación y cumplimiento de las decisiones democráticas.

Las rondas comunales establecen valores fundamentales que le dan una particularidad especial; en la que descansa su fuerza moral, su autoridad y el prestigio que goza, trabajo, honradez, veracidad, disciplina, solidaridad, respeto mutuo, dignidad, amor patrio y unidad. Valores que hay que proteger, profundizar e impedir que se corrompan pues si se pierden dejaran de ser lo que son.

La justicia comunal rondera es una de sus conquistas importantes como derecho adquirido o derecho propio para ejercerla, pero el uso de métodos importantes, eficiencia, consulta colectiva, cadena rondenil y otros. Una ronda comunal democrática, autónoma, justiciera, moralizadora no le cae bien a quienes detentan el poder.

El Proyecto de Ley N° 773-2016-CR no cuenta con la participación, ni ha sido consultado, ni se ha obtenido el consentimiento de las rondas campesinas y comunales. Este proyecto tiene serios problemas en primer lugar reduce las competencia de la jurisdicción indígena para que no vean casos graves que hace años se viene en la práctica ejerciendo dentro de la administración de justicia comunal rondera. En segundo lugar: Establece que los terceros pueden cuestionar la jurisdicción indígena sin motivo alguno. En tercer lugar: Permite que la policía ordene a los jueces indígenas si no le hacen caso van a ser sancionados; por todo ello exigimos al Congreso de la República que archive dicho proyecto ley; porque no favorece el “Pluralismo Jurídico Igualitario” sino un “Pluralismo Jurídico Colonial Subordinado”.

Igualmente exigimos al Congreso de la República que archive el Proyecto de Ley 885-2016-CR de la Reforma Constitucional del Art. 149 de la Constitución Política; dado que quiere limitar las facultades jurisdiccionales de las rondas campesinas comunales.

Nuestros derechos están reconocidos en la Constitución Política del Perú (Arts. 1-2 inc. 19, 89, 149 y 191) la Ley de Rondas Campesinas 27908; el Acuerdo Plenario 1-2009 del Poder Judicial el Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales; la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, la Jurisprudencia y Doctrina del Sistema Interamericano de los Derechos Humanos; entre otras normas.

Exigimos al Estado Peruano el cese de la criminalización de autoridades líderes y de lideresas, miembros de rondas y comunidades campesinas y nativas, por ejercer funciones jurisdiccionales en defensa de su territorio frente a terceros que dañan el ambiente y contaminan los mismos.

Por todo ello los ronderos del Perú y las organizaciones indígenas del Pacto de Unidad en concordancia con los planteamientos formulados; demandamos el archivamiento del Proyecto Ley 773 y demás proyectos que no han contado con nuestra participación, consulta y consentimiento y por violar los derechos constitucionales.

Llamamos a las organizaciones indígenas del Pacto de Unidad a las bases de la CUNARC, Gremios, Sindicatos, Colectivos y las Organizaciones Naturales de Masas en general a resistir y sumarse a la JORNADA NACIONAL DE LUCHA DEL 08 DE AGOSTO DEL 2017, contra este nuevo abuso que se pretende ejecutar contra los derechos comunales y ronderos, plena vigencia del pluralismo jurídico igualitario y rechazamos los proyectos de ley que pretenden restringir y subordinar la jurisdicción especial y dan pretexto a la represión indígena u originaria.

No declaramos en pie de lucha y en permanente alerta reafirmando nuestro compromiso de movilizarnos en defensa de nuestros derechos como históricamente lo hemos hecho.

¡Con Leyes o sin Leyes las rondas crecen y se fortalecen! ¡Archivamiento del Proyecto Ley 773 contra las rondas campesinas y comunales!

¡Por la vigencia del pluralismo jurídico igualitario!

Lima, Agosto del 2017